De todos lo métodos propuesto en el artículo “arquitectura y diseño para mejorar la vida de los refugiados”, noto algo básicamente incomprensible: ninguno es de alta dignidad de habitabilidad, seguro y sano, como debieran serlo.

Es notorio que todos ellos, carecen de vida útil prolongada, motivo que exigirá en breve, re-ocuparse del mismo problema de vivienda, para la misma familia en numerosas oportunidades.

Ninguno de ellos, es de resolución DEFINITIVA, Y SÍ SE DEBERÁ OPERAR EN FORMA INMEDIATA, PROVISORIA Y LUEGO EN FORMA “DEFINITIVA”… TRES OPORTUNIDADES DE OCUPACIÓN PARA UNA MISMA SOLUCIÓN… ridiculo…

UNA VIVIENDA , se resuelve con diez personas en solo treinta horas, y se entrega en forma de vivienda llave en mano, para uso definitivo, absolutamente completa en servicios e instalaciones, autosuficiente, segura y sana, con la muy rara versatilidad e ser factible de ser producida globalmente, y montada sobre cualquier suserato geográfico, geológico y climático planetario. USO DEFINITIVO, aunque ampliable, modificable, reutilizable, y todo SIN EQUIPO PESADO DE NINGUNA CLASE EN NINGUNO DE CUALQUERA DE LOS PROCESOS PRODUCTIVOS, DE TRASPORTE Y DE MONTAJE. ¿SERÁ ESTO DE ALGUNA VENTAJA?…

Responder