futuro de los edificios
Vía Xanadú Once

Qué pasaría si los arquitectos meditaran sobre el futuro de un edificio

En teoría, todos aquellos que estamos relacionados con la arquitectura sabemos cuál es el objetivo o la funcionalidad que va a desempeñar la obra que estamos construyendo, pero… ¿Nos hemos planteado qué pasará dentro de 20 años con la edificación, o 30 o 40 años? ¿Qué pasaría si los arquitectos consideraran o meditaran, en lugar de ignorar, el futuro de un edificio?

Evidentemente, predecir el futuro en una sociedad tan cambiante puede llegar a ser una tarea titánica y esto, sin añadir otros aspectos  de intereses políticos, administrativos, legislativos…etc. Que han influido históricamente y sigue influyendo de manera contundente en la perspectiva futura de utilidad sobre una edificación.

Pero, a menudo, parece que todos los aspectos de la producción arquitectónica, desde su conceptualización y diseño, hasta su materialización y promoción, convergen hacia el día de la inauguración de un edificio. El día que se cortan las maravillosas cintas, se elogia a los arquitectos y el champán fluye en abundancia: el nacimiento oficial de un edificio.

inauguración de edificios

En la arquitectura, existe una obsesión por terminar oficialmente un edificio, mientras que su vida útil real, a menudo, se deja de lado… By René Boer

En el período previo a este día, se han publicado comunicados de prensa, que contienen imágenes perfectas del edificio y una declaración cargada de superlativos. Las imágenes photoshopeadas con superficies brillantes, gente exitosa y cielos azules, junto con el marketing promocional, han sido posteadas en medios sociales y grandes medios digitales especializados en arquitectura.

Cuando un edificio abre sus puertas por primera vez, los periodistas acuden en masa a la oportunidad de tomar fotografías e informan diligentemente sobre el acto de creación del arquitecto. Los inquilinos reciben sus llaves, y el polvo se asienta.

Dar toda la atención al primer momento glorioso de un edificio no es, por supuesto, nada nuevo en el mundo de la arquitectura, pero el hecho de que un edificio sobrevivirá más allá del día de su inauguración es más que nunca voluntariamente ignorado. Además de lo que se dice sobre los materiales sostenibles “que durarán”, por lo general no se ofrece un solo vistazo de cómo podría ser la “vida” real de un edificio.

estación abandonada canfranc
Estación abandonada de Canfranc – Que por cierto, acaban de anunciar que empiezan las obras de rehabilitación en verano para convertirse en un hotel.

Por supuesto, es difícil predecir el futuro, pero los nuevos edificios tienen una influencia a largo plazo en su entorno y sus habitantes. Por lo tanto, es sorprendente que las proyecciones sobre cómo pueden desarrollarse estas relaciones sigan siendo una rareza. ¿Cuál podría ser la vida útil de un edificio? ¿Cómo será habitada en los años venideros? ¿Podría utilizarse para otros fines en un futuro (lejano)? ¿Cómo será dentro de unas décadas? ¿Cómo pueden influir las nuevas tecnologías en la forma en que se utiliza el edificio? ¿Cómo será el impacto continuo de este edificio en la ciudad?.

El “futuro legado” del edificio generalmente se piensa muy poco, rara vez se tiene en cuenta en el proceso de diseño y casi nunca se comparte con un público más amplio…del libro “Buildings Must Die”

La arquitectura, según Stephan Cairns y Jane M. Jacobs, autores del libro “Buildings Must Die“… se supone que los edificios tienen “vida”. ¿Pero qué hay de la “muerte” de los edificios? ¿Qué hay de la descomposición, el deterioro y la destrucción a la que están inevitablemente sujetos?

Tanto dentro de la profesión como en la sociedad en general, es la materialización real del poder y la genialidad del arquitecto lo que se celebra, en lugar de la contribución duradera de un edificio a la sociedad.

Esta “fijación” se ve estimulada, por supuesto, por el contexto financiero en el que se materializa la arquitectura contemporánea. A menudo, el beneficio inmediato es la razón fundamental de la creación de un edificio, lo que reduce el interés de las partes interesadas en cómo se comportará social, económica o físicamente durante un período de tiempo más largo.

La tendencia emergente en arquitectura, que se generalizó durante la crisis financiera de estos últimos años, también ilustra la falta de visión de futuro en el sector. Si bien los proyectos emergentes, desde un pabellón hasta las viviendas temporales para refugiados, a menudo tienen en cuenta toda la vida útil de una construcción, no ofrecen ninguna perspectiva sobre el desarrollo urbano a largo plazo de una zona más allá de esa breve y única intervención.

También de interés:

Esto no sólo se debe a que estos proyectos tienen que trabajar con un espacio disponible temporal y medios financieros limitados, sino también por la falta de una visión sobre cómo podría tener un impacto más duradero en la ciudad más allá de su papel actual.

Y aquí nos gustaría añadir una reflexión breve de Jaume Prat sobre cuál es el papel del arquitecto… (Ver más en el artículo de ¿Para qué sirve un arquitecto/a?

En el pasado, el no tener en cuenta la posible trayectoria futura de un edificio a menudo los ha llevado a “fracasar”. Incapaces de adaptarse a las nuevas circunstancias y desarrollos, muchos han quedado obsoletos con el paso del tiempo y la historia nos lo confirma.

Además del impacto socioeconómico – a menudo negativo –  que los restos abandonados del pasado tienen sobre su entorno inmediato, la cuestión del rendimiento ecológico cobra cada vez más importancia. Dado que los sectores de la demolición y la construcción contribuyen en gran medida a las emisiones de CO2, no podemos seguir construyendo y derribando edificios a este ritmo.

reducir emisiones co2

Imagen anterior refleja las emisiones de CO2 por sectores. Del artículo de este portal cómo los edificios eficientes benefician a las ciudades.

El hecho de que la mayoría de los proyectos arquitectónicos de una cierta escala dejen un legado espacial de algún tipo, da a los involucrados una responsabilidad. Por lo tanto, los profesionales involucrados en la arquitectura podrían querer ampliar su horizonte e intentar relacionarse con el futuro de sus proyectos, al menos de alguna manera. Sin llegar a ser ingenuamente utópico, investigar y especular sobre posibles desarrollos sociales, tecnológicos, políticos y la futura transformación del contexto espacial inmediato merece más atención, incluso pudiendo convertirse en una parte integral de los procesos de diseño contemporáneo.

edificios en ruinas

Hay miles de maneras en las que este desafío puede ser tomado en serio sin tener que recurrir a interpretaciones aún más irreales de los futuros que no se harán realidad. Por ejemplo…

  • Tutelas a largo plazo sobre edificaciones
  • Preparar físicamente un edificio para cambios futuros es otra manera. Su diseño podría permitir su ampliación de diferentes maneras en algún momento, facilitando el cambio de planos o reajustando su “interfaz” con el entorno urbano.
  • Se podría tener en cuenta el inevitable deterioro de los componentes de un edificio. En lugar de ignorar estos procesos y pasar el problema a los futuros propietarios, el deterioro futuro podría calcularse y formar parte del proyecto real.
  • Otro ejemplo el estudio del edificio como ruida.  Podría intentar asegurarse que no se convierta en un elemento antiestético o potencialmente peligroso en un vecindario, sino que pueda ser reutilizado rápidamente incluso después de años de vacancia.
  • El estudio de la deconstrucción de un edificio mediante un proceso ecológicamente sostenible también podría diseñarse antes de su construcción.

Abrimos otra puerta, otra posibilidad, para que un proyecto pueda ser juzgado por la inteligencia con la que se considera su desempeño futuro. Este enfoque orientado hacia el futuro podría desempeñar un papel decisivo en los concursos, pero también permitiría a los ciudadanos, a los responsables políticos y a los responsables políticos examinar un proyecto desde un ángulo diferente.

En otras palabras, abracemos edificios donde el legado futuro es un activo central del diseño inicial.

Este artículo representa parte de las reflexiones practicadas por René Boer en su artículo de “Designing for a buildind´s future“, que trabaja en la intersección entre arte, arquitectura, ciudades y patrimonio como investigador, comisario y activista. Se puede consultar más sobre sus artículos desde su web Failedarchitecture.com con interesantes reportajes.

Si te ha gustado el artículo, compártelo!

Por qué reflexionar sobre el futuro de un edificio, en vez de ignorarlo
4.3 (85.45%) 22 Votos

1 Comentario

  1. En Pereira Colombia se están construyendo los mejores proyectos de urbanización social a los mejores precios del mercado

Dejar respuesta

Información básica sobre protección de datos en base al Reglamento Europeo de Protección de datos (UE) 2016/679 (RGPD)

- Responsable: Pablo Seguí Seguí

- Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.

- Legitimación: Consentimiento expreso del usuario a través de la selección de la casilla check de envío del formulario. Consentimiento del interesado.

- Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Raiola Networks SL, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE.

- Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico contacto(arroba)ovacen.com

- Procedencia: El propio interesado

- Más Información: Podrá acceder a la segunda capa de Información desde política de privacidad

 

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad y el aviso legal *