Saltar al contenido

Gas radón: Qué es, efectos y cómo tratarlo en casas y edificios

Guía diagnóstico gas radón en casas y edificios. Vemos desde qué es y cómo nos afecta, hasta la detección y cómo actuar ante una rehabilitación u Obra Nueva con 10 Fichas técnicas de aislamiento y soluciones de reducción.

gas radón en casas y edificios

Gas radón en edificaciones

En algún artículo ya hemos hablado de la salud de los edificios y sus instalaciones, y cómo puede afectar a los ocupantes de los mismos. Es un tema que puede llegar a ser difícil de tratar cuando ya hablamos de factores externos que afectan a la propia edificación.

Aunque ya dialogamos sobre cómo desinfectar casa a fondo, hay otros problemas que no vemos. El ejemplo perpetuo y de alto riesgo, es el gas radón, que en algunas edificaciones se acumula hasta el punto que supone un grave riesgo para la salud del ser humano.

gas radón en casas Este gas cancerígeno nos puede sonar lejano, pero, según los expertos, alrededor de 250.000 edificios en España podrían estar acumulando gas radón. Obviamente, estamos ante un tema importante que hay que tratar.

Recientemente el Código Técnico de la Edificación en España ha lanzado una serie de documentos técnicos de detección, diagnóstico y protección de edificios ante el gas radón, que sin duda, tienen un alto valor y que necesitamos conocer y ver…

¿Qué es el gas radón?

El gas radón es un gas noble de origen natural que se genera a partir de la desintegración radiactiva del uranio y que está presente en suelos, rocas, el agua e incluso algunos materiales de construcción.

que es el gas cancerígeno radón Una de sus características principales es que emana fácilmente del suelo y pasa al aire, donde se desintegra y emite partículas radiactivas que pueden ser inhaladas depositándose en las células respiratorias, donde pueden producir mutaciones del ADN y generar cáncer de pulmón.

Al final del artículo hay varias guía técnicas que explican más ampliamente cómo afecta a la salud, pero, como dato importante, según la OMS, en muchos países, el radón es la segunda causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaco.

En realidad, la mayoría de edificios contienen radón en concentraciones bajas (concentraciones bastante más inferiores a 300 Bq/m3 , que ya hablaremos de este número más adelante). Pero, existen zonas geográficas en las que, debido a su geología, es más probable encontrar construcciones y edificios con niveles más elevados.

Los suelos arenosos, graníticos y gravas favorecen que el gas aflore al exterior porque son más porosos, mientras que los compactos y arcillosos, menos permeables, dejan que emane una menor concentración de radón

En el caso del territorio español, hablando siempre de “potencial”, en el siguiente mapa de concentración de gas radón en España podemos ya distinguir las zonas con pronósticos altos (El mapa se puede consultar desde AQUÍ y carga muy lento):

mapa del gas rondón España
Mapa del gas rondón territorio España

Para aquellos usuarios que quieren indagar más y ver por poblaciones – zonas concretas – de marera oficial – para el estado español. Desde el Documento Básico HS de Salubridad que podemos consultar AQUÍ, al final, a partir de la Pag 161, está la clasificación de municipios en función del potencial de radón.

¿Qué normativa hay en el control de edificios?

Aquí, no nos vamos a extender mucho dado que al final del artículo hay un video extenso y explicativo en formato para profesionales técnicos de toda la normativa al detalla, pero sí, de forma general, el marco normativo del radón en España actual:

normativa gas radón en España
Esquema marco normativa gas radón en España para construcciones

EL marco normativo para la edificación se puede consultar desde el Documento Básico DB HS 6 en el propio Código Técnico de la Edificación (España). Nos guastaría solo reseñar un punto destacable y que ha sido de debate constante.

Según la actual normativa para España, toma como nivel de referencia del promedio anual de concentración de radón de 300 Bq/m3 a nivel nacional y, en concordancia con la Directiva 2013/59/EURATOM. Sin embargo, y de forma clara, la OMS propone un nivel de referencia de 100 Bq/m3 para minimizar los riesgos para la salud derivados de la exposición al radón en interiores ¡No lo entendemos! Pero esto, es otro debate.

Pero… ¿Cómo accede el gas radón al interior de un edificio? O de una vivienda, pues en verdad tenemos tres vías principales que vamos a ver ahora…

¿Cómo llega el gas radón a los edificios?

Cuando el radón llega al ambiente exterior se diluye rápidamente en el aire, pero cuando lo hace a un espacio cerrado y poco ventilado, como puede ser el interior de un edificio, tiende a acumularse convirtiéndose entonces en un problema. El radón presente en el interior de los edificios puede proceder directamente de:

Vías por las que encontramos randón Cómo puede afectarnos  Niveles de Randón
Radón que proceden del terreno Por convección a través de las grietas o zonas de la envolvente del edificio en contacto con el terreno (muros de sótano, soleras, etc.) ALTO (Los niveles pueden llegar a ser muy altos)
Radón que procede de los materiales Por los materiales de construcción que se han utilizado en la construcción de la obra BAJO ( la concentración media de radón en el interior de las viviendas con un valor de entre 10 y 20 Bq/m3)
Radón que procede del agua Por el consumo aguas subterráneas (de manantiales o pozos) sin que se aireen BAJO (En aguas superficiales, la concentración media de radón suele ser menor que 0,4 Bq/l y si el agua procede de fuentes subterráneas el valor ronda los 20 Bq/l)

Como vemos en la tabla anterior, los altos niveles de radón los podemos encontrar en las zonas del edificio que están en contacto con el terreno. Ahí, es donde están las cuestiones a tratar y una dificultad técnica importante ante cualquier actuación sobre las cimentaciones de los edificios y sótanos.

La principal vía de entrada de gas radón en los edificios ¡es por el terreno!

La envolvente del edificio que está en contacto con el suelo será el punto principal ante una posible rehabilitación para reducir las emisiones de radón en el interior de la vivienda. Un esquema de posibles vías de acceso:

vías entrada radón en edificaciones
Vías entrada radón desde terreno al edificio – CTE

¿Qué aspectos influyen en el aumento del radón en las casas?

Aunque la cantidad de radón que podemos encontrar dentro de las viviendas depende de muchos factores, sí que son destacables – sobre todo – los relacionados con el terreno, las características constructivas de la vivienda, el comportamiento de los usuarios o la climatología:

Aumento de niveles de radón por
Terreno Por la composición geológica. Hay tipos de terreno que producen una gran cantidad de radón por altas concentraciones de granito, pizarras y esquistos
Por la mayor permeabilidad al aire del terreno o mayor facilidad de movimiento
Por el grado de saturación de agua del terreno
Características del Edificio  Por la proporción de la envolvente del edificio que está en contacto con el terreno
Por la permeabilidad del edificio ante los gases que existen en el terreno (Grietas, fisuras, etc en sótanos  – cimentación)
Por el tipo de solución constructiva adoptada en la ejecución de la vivienda
Por los elementos e instalaciones que pasen a través de la envolvente del edificio (Ver artículo efectos negativos del aire acondicionado)
Por la comunicación ejecuta entre los sótanos y las plantas altas
Por el sistema de ventilación
Climatología Por las bajas presiones atmosféricas (a grandes rasgos, más habituales del invierno) favorecen la salida del gas radón del terreno, y las altas, lo dificultan
Comportamiento usuarios  Por los hábitos de ventilación. Generalmente, la ventilación de los locales en contacto con el suelo disminuirá su concentración de radón por dilución (No sirve de mucho si tenemos niveles de concentración alto)
aumento del gas radón en casas
Influencia del gas radón en viviendas – CTE Código Técnico Edificación

¿Cómo se detecta la existencia de radón?

Las concentraciones de radón dentro de las edificaciones pueden ser muy fluctuantes. Por ello, para realizar la medición y detección del radón en casas, se utilizan detectores que hacen una estimación promedio de la cantidad de gas. Pero antes de la medición, tenemos que considerar:

Consideración previas medición gas radón en edificaciones
Consideración previas medición gas radón en edificaciones

Recordemos que el promedio anual de la concentración de radón debería ser inferior a 300 Bq/m3

Existen diferentes detectores de radón, y su elección dependerá del objetivo de la medición. En líneas generales, podría decirse que los detectores se clasifican según el método de medición, integrada, continua o puntual; y según su fuente de alimentación, activos o pasivos.

Los tipos de detectores de gas radón pueden medir la concentración de un gas mediante 3 métodos:

  • Medición integrada: Son los más utilizados debido a su bajo coste. Utilizan trazas, carbón activo y electrodos para proporcionar un promedio. Por lo general, el laboratorio envía el detector por correo y el usuario lo devuelve una vez pasado el tiempo de medición para que el laboratorio realice el análisis de la medición. Por lo general no se conectan a ninguna fuente de alimentación, por lo que son pasivos.
  • Medición en continuo: Son aparatos electrónicos que además de realizar un promedio anual, permiten observar la evolución de la concentración de radón a lo largo del tiempo, por lo que se pueden observar las alteraciones producidas por los cambios climáticos y otras variables. Requieren una fuente eléctrica para funcionar, por lo tanto, son activos.
  • Medición puntual: A diferencia de los dos anteriores no pueden ser utilizados para realizar una determinación del promedio anual, sin embargo, son muy útiles para realizar un diagnóstico rápido de los puntos de entrada de radón como grietas, fisuras, huecos u otras discontinuidades en la estructura.

¿Qué soluciones podemos aplicar para reducir el gas radón en casas?

Obviamente, aquí entra en juego la aplicación de la normativa de cada país (Recordemos que, para España, es el Documento Básico DB HS-6 del Código Técnico de la Edificación) pero está vez, además, mostraremos donde encontrar unas fichas técnicas destinadas a profesionales son una delicia.

Pero, primero, queremos mostrar la clasificación de las soluciones según su forma de actuación, que además, serán correspondidas con fichas técnicas:

Clasificación soluciones radón según como actuamos
Clasificación soluciones radón según como actuamos

Las soluciones orientativas de protección frente al radón en edificio, sea para una Obra Nueva o rehabilitación (Edificios existentes) más adecuadas van en función de la concentración de radón. Para España se plantea:

proceso rehabilitación obra nueva gas radón en casas
Proceso obra nueva – rehabilitación gas radón en edificios
Promedio anual de concentración de radón (Bq/m3) Soluciones de protección
≤600  Disposición de barrera de protección
Sellado de fisuras, grietas, encuentros y juntas
Empleo de puertas estancas
Creación de sobrepresión en los locales a proteger
Mejora de la ventilación del espacio de contención
Mejora de la ventilación de los locales habitables
>600  Creación de espacio de contención
Instalación de sistema de despresurización del terreno

Por supuesto, desde una perspectiva técnica de obra se requiere tratar muchos aspectos con más detalla, profundidad y siempre con profesionales cualificados.

Fichas soluciones constructivas frente gas radón

Además de la Normativa de aplicación, hay una serie de 10 Fichas técnicas de aislamiento y soluciones al radón que son ayuda a los técnicos. Nos proporcionarán vías para proteger a la población de los efectos perniciosos sobre la salud que pueden derivarse de la exposición prolongada a concentraciones elevadas de gas radón. Un ejemplo parte de la calidad de la documentación:

barreras frente gas radón en edificios
Ejemplo barreras frente gas radón en edificios – CTE Código Técnico Edificación

Las 12 guía constructivas de barreras frente al gas radón en edificios se pueden consultar desde AQUÍ incluido el Manual guía del Código Técnico de la Edificación.

efectividad soluciones contener gas radon
Efectividad soluciones contener el gas radón

Una cuestión importante y que no debemos de olvidar es la efectividad de las distintas soluciones de protección. Dependiendo de las características del edificio y la concentración medida en cuestión, será más eficiente utilizar una solución de obra u otra e incluso habrá que utilizar soluciones de forma acumulativa.

En la imagen adjunta, se orienta sobre la efectividad de las distintas soluciones constructivas propuestas distinguiendo entre concentraciones de radón superiores (en rojo) e inferiores (en amarillo) a 600 Bq/m3, medidas en los locales – espacios habitables.

No debemos olvidar que estamos ante una situación compleja que se necesitan soluciones complejas de obra y que van aparejadas a una aplicación de una normativa extensa. Para esclarecer muchos conceptos, en el siguiente vídeo se realiza un repaso profundo de la nueva sección de protección frente al radón:

Aunque el radón es un gas inocuo en ambientes abiertos, constituye una amenaza latente cuando se acumula en el interior de los hogares. Y es que, como todo gas responde a las leyes físicas y químicas de concentración y presión, razón por la cual hay que estar vigilantes respecto a los niveles que alcanza en el interior de las edificaciones.

Pocas personas son conscientes de esta problemática, por lo tanto, es importante difundir oportuna y masivamente información referente a los riesgos que entraña esta sustancia a la salud respiratoria y a la aparición del cáncer de pulmón. Recuerda que la arquitectura bioclimática también aporta, en parte, salud a los edificios.

Otras guías de interés y más sobre cómo afecta el gas radón a la salud en el entorno laboral desde UGT y desde el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo AQUÍ.

¡Si te ha gustado el artículo, puntúa y comparte!