Menuda publicidad del gasoil, con lo que contamina y apesta. Instalación cara, combustible con un precio que puede dispararse por cualquier motivo, o sencillamente prohibirlo desde Bruselas. Aparte que dependes, si no vives en una capital, de uno o dos suministradores alejados y con el mismo precio y condiciones. Y es bactericida… de risa, y las averías sencillitas…

Responder