Una silla plegable con mucho arte

La silla plegable que tiene mucho arte. El diseñador industrial Jongha Choi nos propone renovar el concepto de mueble. Del 2D al 3D.

1

La silla plegable que tiene mucho arte

Puede que una silla exprese arte a la vez que funcionalidad y que literalmente no moleste. Esta es la idea de esta sorprendente pieza de silla plegable que enamora por su sencillez, práctica y que literalmente engaña a simple vista. Ya podemos tener muchos muebles en espacios pequeños y que queden bien,  lo único que necesitamos es descolgaros de la pared para poder utilizarlos.

El proyecto industrial de  De-dimension diseñado por Jongha Choi se enmarca en un estudio profundo de la relación entre la imagen 2D y su representación en 3D por medio del diseño industrial (Ver Aquí su tesis doctoral) cuya solución técnica que vemos en el vídeo es impecable para convertir unas sillas plegables, mesas o taburetes que vemos en versión plana, en 2D colgadas en la pared,  en unas piezas versátiles al montarlas en tres dimensiones.

silla

silla de siseño

Un sistema de plegado patentado  que el diseñador quiere trasladarlo a otro tipo de objetos cotidianos. Creo que las mudanzas de muebles van a ser más fáciles desde ahora!

silla plegable

“La historia de la imagen siempre se ha alineado con la historia de la raza humana. En nuestra vasta historia, la hemos entendido y representado en diversas formas. A diferencia del pasado, no sólo estamos viendo la imagen como un medio en el que asociamos objetos, sino también para dar una identidad personal a la propia imagen. Este es el punto de partida de mi trabajo,  donde el diseño industrial es el instrumento y nexo de unión entre el 2D y la representación 3D” comenta el diseñador. 

Es evidente que el concepto de plegado ya hace tiempo que enmarca algún proyecto de diferentes diseñadores. Afortunadamente, existen sillas de diseño plegables y ligeras realizadas por las mentes más imaginativas, que aúna la belleza de una silla de curvas atractivas con la comodidad que le otorga su ligereza y resistencia. En este caso, hablamos de la silla Flux,  fabricada en polipropileno de calidad, que pesa menos de cinco kilos y es capaz de soportar más de 150 kilos de peso.

Debemos recordar, que uno de los mayores problemas de las sillas plegables es que suelen ser pesadas y, para colmo, inestables, una combinación de virtudes que convierte en una solución solo apta para casos de extrema emergencia… Pero veamos el vídeo interesante de este modelo.

Demostrado!… Aguanta y muy bien. Quizás su punto débil sea el montaje, que es menos intuitivo e inmediato que la típica silla plegable, aunque tampoco excesivamente complicado.

Como vemos en el vídeo, se puede acoplar en unos segundos con dos ademanes supuestamente fáciles, si bien seguro que se tarda más que en desplegar las frecuentes abatibles. No obstante, este inconveniente se compensa con la enorme ventaja que supone el ahorro de espacio.

Si te ha gustado el artículo, compártelo!

1 Comentario

Dejar respuesta


*